24 julio, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

Bayern Múnich y su historia en el Mundial de Clubes

Este pasado lunes ocho de febrero de 2021 el Bayern Múnich se deshizo del Al Ahly egipcio en las semifinales de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, tras un doblete de Robert Lewandowski. Tres días más tarde se verán las caras ante el Tigres en la que será su cuarta final en el campeonato, y por ello repasamos la historia del Bayern por el prestigioso torneo futbolístico.

Rey de las finales

El Bayern Múnich es uno de los equipos que más Copas de Europa ha logrado, con seis en sus vitrinas. Este es el factor que permite a los clubes europeos acceder al Mundial de Clubes, conocido anteriormente como la Copa Intercontinental, enfrentándose al resto de campeones continentales. El combinado germano más laureado de la historia ha ganado todas las finales que ha disputado, tres en total, nunca ha caído derrotado en esta competición. Pero entonces, si obtuvieron el pase en seis ocasiones por ganar la Copa de Europa y nunca han perdido, ¿qué ha pasado con el resto de ediciones?

El 17 de mayo de 1974 es uno de los días más recordados en la memoria de los aficionados bávaros. El Bayern Múnich lograba su primera Copa de Europa tras vencer al Atlético de Madrid en el partido de desempate tras un fatídico empate del defensor Schwarzenbeck en el minuto 120, igualando así al tanto seis minutos antes del legendario Luis Aragonés. Por ello se volvieron a enfrentar en el Estadio de Heysel y ahí Gerd Müller y Uli Hoeness con un doblete cada uno truncaron el sueño de los españoles.

Un campeón inesperado

Pero lo que no se iban a esperar los colchoneros era que su mismo verdugo se fuera a convertir en aliado un año más tarde. A la consecución de la Copa de Europa el Bayern se ganó el derecho a la plaza para jugar en la Copa Intercontinental, la cual rechazaron inconcebiblemente después de alegar incompatibilidad de fechas por su calendario. De esta manera, el Atlético de Madrid se convirtió en campeón de la Copa Intercontinental sin haber ganado una Copa de Europa.

Esto no se iba a quedar ahí, pues un año más tarde se repetiría el mismo hecho después de que lograran su segunda ‘orejona’ tras vencer al Leeds United. Las motivaciones de su ausencia en la competición fueron las mismas que le dieron el trofeo al Atlético de Madrid, pero esta vez no hubo ganador de la decimosexta edición del torneo. El Independiente argentino había sido el finalista de la anterior final, y volvían a repetir participación, esta vez ante el Bayern Múnich. Debido a las razones ya expuestas, el Bayern Múnich no se presentó y la FIFA decidió no pasar lista. Nunca habría ganador de esa edición a pesar de que los argentinos no tuvieran la culpa de no tener rival. A día de hoy siguen reclamando justicia.

Pero algo cambió en la mentalidad de la directiva del Bayern. Ganaron su tercera Copa de Europa, además de forma consecutiva, ante el Saint-Éttiene francés en 1976. Esta vez el campeón teutón se aventuraría a participar en la Copa por vez primera en la historia del club. En su primera final se midieron al Cruzeiro brasileño, primer equipo del país que accedía a una final tras ganar la Copa Libertadores después del Santos de Pelé. Alemania estaba reinando en el mundo tras las victorias en Eurocopa (1972) y Mundial (1974), y el Bayern contaba entre sus filas con los mejores jugadores. Uno de ellos fue Gerd Müller, que anotó gol en el encuentro de ida. Este, sumado al posterior tanto de Kapellmann, sirvieron para que se pudieran proclamar por primera vez en su historia como campeones del mundo como club después del empate a 0 en el partido de vuelta en Brasil, ante nada más y nada menos que 113.000 espectadores (en Múnich fueron 22.000).

Bayern München. Campeón Intercontinental. 1976

El despertar del campeón dormido

Muchos años en el dique seco se rompieron con la victoria ante el Valencia en la famosa tanda de penaltis de la Champions League de 2001. Lejos quedaría la remontada del Manchester United en 1999, cuando los ‘red devils’ le dieron la vuelta al marcador en el tiempo de descuento, con un gol de Sheringham y otro del actual entrenador del equipo, Ole Gunnar-Solskjaer. Lo que sufrieron los muniqueses esa noche en el Camp Nou lo experimentarían esta vez los valencianos tres años más tarde, cayendo por 5-4 en la tanda de penaltis con la posterior imagen grabada en el recuerdo de Oliver Kahn consolando a Santi Cañizares.

La posterior Copa Intercontinental se la llevaron ganando al Boca Juniors de Juan Román Riquelme, ya a partido único, en la prórroga con un tardío gol de Kuffour. Dos de dos finales ganadas y, de nuevo, muchos años por delante para la próxima victoria. Fue en 2013, ya con el cambio de nombre a Copa Mundial de Clubes de la FIFA. Esta cobró especial importancia porque habían accedido a ella tras su victoria ante el Borussia Dortmund de Jürgen Klopp, y después de dos derrotas en Champions años atrás. Brasileños, argentinos y ahora se medirían ante el Raja Casablanca marroquí, que pudo participar al representar al país de la sede. Dante y Thiago Alcántara marcaron para alzar al cielo de Marruecos su tercer ‘Mundialito’.

Bayern München. Campeón Intercontinental. 2001

Tres de tres victorias avalan la seguridad del equipo alemán en esta competición, a la cual enfrentarán a los mexicanos de Tigres de la UANL, equipo que nunca había llegado a participar en el certamen y que se convierte en el primero de la Concacaf en pelear por el título. Cuatro son los futbolistas que quedan de la última final en el Bayern, que no se van a permitir caer por vez primera en un torneo que primero denostaron, y más tarde amaron.

(https://twitter.com/tphoto2005/status/1220324350106062848)

Jorge Cascón.

Imágenes tomadas de: fcbayern.com