17 octubre, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

La grave situación que atraviesa el Olympique de Marsella

Con la confirmación de André Villas-Boas abandona el club marsellés a mediados de temporada, se abren muchas puertas de cara al curso siguiente.

La llegada del entrenador portugués a la Ligue 1, supuso un soplo de aire fresco para el Marsella. Con la salida de Rudi García, el equipo se encontraba con una gran losa encima traducida en forma de crisis deportiva e institucional, pero que con la llegada del técnico luso consiguió el impulso necesario para lograr el subcampeonato. Además, el Marsella consiguió retornar a la Champions League, competición que no disputaban desde hace más de un lustro.

Sin lugar a duda, el Marsella no está cerca de cumplir sus aspiraciones, ni en Francia, ni en Europa. El pobre rendimiento que dieron muchos de los fichajes como Konstantinos Mitroglou, quien recientemente ha abandonado el Marsella para poner rumbo a Grecia, no ha permitido al Marsella pelear por títulos nacionales. Los directivos del club son conscientes de que el club no marcha por buen camino, y por eso, a final de temporada, se intentará comenzar un nuevo proyecto de la mano de otro entrenador.

La figura de Longoria, clave para la transición

La tarea de Pablo Longoria en su llegada al Marsella era clara: devolver la estabilidad al conjunto marsellés y asentarse en competiciones europeas. Cierto es que no es fácil solucionar ardua tarea, pero la esperada revolución no está llegando, y la escasez de presupuesto, ha provocado que las únicas altas sean en forma de cesión.

La inestabilidad institucional que existe en Marsella es una de las causas por las que ningún proyecto logra evolucionar en el medio y largo plazo. La falta de acierto de Andoni Zubizarreta para incorporar jugadores provocó un malestar general en el cuerpo técnico, el cual no disponía de las herramientas que necesitaban para acometer sus labores futbolísticas. Esto ha quedado expuesto en esta presente edición de la Champions League, donde el equipo no fue capaz de competir de tú a tú con el resto de los equipos rivales, un claro mensaje de que el equipo todavía no está para competir contra los mejores del continente. Por ello, se han incorporado cedidos Pol Lirola y Arkadiusz Milik, y recientemente han adquirido en propiedad a Franco Tongya, joven de 18 años procedente de la Juventus.

Por fin llegan los fichajes

Una de las cosas más extrañas que estaban sucediendo en el Olympique de Marsella en los últimos años era la política de fichajes acometida por los directores deportivos. La falta de efectivos en algunas posiciones llevó a Villas-Boas a tener que reconvertir a ciertos jugadores para cubrir el vació que existía en ciertos sectores del campo, a la espera de refuerzos en el mercado de fichajes.

Ni Benedetto, ni Germain han conseguido cifras goleadoras que satisfagan a su entrenador, de hecho, el máximo goleador del equipo es Thauvin, un extremo bastante irregular, aunque de gran calidad. La escasez de gol en la punta del ataque, y la marcha del tercer delantero, que era Mitroglou, provocó que Pablo Longoria pusiera el ojo en un delantero de mayor calidad: Arkadiusz Milik.

De Arkadiusz Milik se espera que sea la solución a los problemas de gol del Olympique de Marsella. El ex del Nápoles nos ha dejado temporadas fantásticas en la Serie A. De los mejores ratios de goles por minuto del mundo…Esa falta de gol que tiene el Marsella puede solucionarse con la llegada del polaco. Por ello, esta cesión, además de ser un salto cualitativo para el ataque, supone una gran oportunidad de redención para el jugador, quien no contaba para Gattuso en Nápoles, e intentar encontrar su sitio en el Vélodrome.

Por otra parte, la llegada de Ntcham fue el “colmo”, terminando por desatar el caos en Marsella. El ya extécnico, Villas-Boas necesitaba algún fichaje más para dar el plus de calidad que necesitaba el equipo, y parece ser que la llegada del mediocentro francés no era lo que André esperaba. Ahora el Marsella cuenta con Nitcham, pero no con André Villas-Boas.

Eso sí, si algo ha hecho bien el Marsella es aligerar la masa salarial de la plantilla con las salidas de Strootman, Mitroglou y Sanson. Tres jugadores prescindibles y que nunca han dado el rendimiento que se les exigía desde dentro del club. La principal consecuencia que ha tenido todo esto es la falta de profundidad, y es que la falta de variantes de Villas-Boas en Marsella ha llevado al club al desastre, pese a su gran primera temporada, sin embargo, más allá de los planteamientos clásicos y de los once habituales, tampoco se han visto cambios muy bruscos tras algunas derrotas dolorosas. Y eso no le quita nada de mérito a todo el trabajo del portugués en la liga francesa durante todo este tiempo.

La llegada más esperada y decisiva en Marsella

Pablo Longoria tiene ahora la misión de encontrar a mitad de temporada un entrenador que sea capaz de revertir la situación a falta de pocos meses, y que pueda construir un proyecto importante de cara a los próximos años, tanto a nivel nacional, como internacional. Por ello, sea quien sea el entrenador que llegue, tendrá ante si un reto inmenso por delante.

Ahora, el entrenador que más suena para ocupar el banquillo del Vélodrome es Jorge Sampaoli -pese a tener contracto con el Atlético Mineiro-, también han sonado con fuerza Sarri o Rafa Benítez. Aunque el que más papeletas tiene sigue siendo el de Casilda por su flexibilidad táctica, y aplicación de variantes para plantear los partidos, también es un entrenador capaz de adaptarse muy bien a distintos tipos de plantillas y, sobre todo, exprimir al máximo el rendimiento de algunos jugadores, así que es relativamente normal que algunos aficionados  “marselleses” comiencen a ilusionarse con la llegada de Sampaoli.

De momento los fichajes del mercado invernal parecen ser positivos, aunque falta la pieza más importante: el entrenador que sea capaz de darle la vuelta a la tortilla y dotar al Marsella de un estilo de juego único. A nivel de jugadores, parece ser que Pablo Longoria está cerca de dar con la tecla, falta por ver si el técnico que llegue consigue la armonía necesaria para que la dirección deportiva y el vestuario vayan de la mano. Intentar aprender de los errores del pasado para afrontar el devenir será una de las claves para que el Marsella vuelva a ser el gigante que era hasta hace unos años.

Imagen principal vía: AS.com