24 julio, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

AARON JUDGE, PODER Y FRAGILIDAD.

En los materiales se da como en algunos deportistas: una curiosa combinación de poder y fragilidad en las condiciones físicas. Es el caso del pelotero de los NYY, Aaron Judge.

Aaron Judge irrumpe en las mayores con los Mulos de Manhattan en la temporada de 2016 con 24 años de edad, ciertamente algo tarde como para acumular grandes números. Desde el primer turno que tomó en su carrera en la MLB dio demostraciones de poderío: cuadrangular frente a Matt Andriese de los Rays. Durante esa campaña inicial participó en 27 encuentros bateando para un bajísimo promedio de 179, producto de 15 H (9 sencillos, 2 dobles  y 4 jonrones) en 84 turnos, pero dejando la impresión del inmenso poder que poseía en sus muñecas. Para 2017 logró sacar del parque 52 pelotas, para llevarse el liderato de jonrones de la Americana (también fue líder con 10.4 turnos /Jr), así como líder de carreras anotadas (128) y bases por bolas (127). Todo ello le valió ser Novato del Año (en la 2016 no alcanzó el número mínimo de encuentros /turnos y fue considerado Novato para 2017) y segundo en la votación para el Jugador más valioso de la liga. Palabras mayores. Esa característica de Judge de obtener muchos BB habla de esa paciencia en el plato, un poco extraña porque a su vez incurre en muchos ponches (fue líder de liga en 2017).


Hasta esa campaña todo pintaba bien para este jugador de la gran manzana, pero comenzaron a aparecer las lesiones, en 2018 participó en 112 juegos, mientras que en 2019 lo hizo en solamente en 102 cotejos, ya en la recortada campaña de 2020 jugó en 28 de 60 encuentros, debido primordialmente, a las lesiones recurrentes.

Durante sus 424 juegos en las mayores Aaron Judge ha disparado 119 jonrones, una impresionante cantidad de vuelacercas. Para que se tenga una idea de esta cifra veamos el número de cuadrangulares conectados por grandes  bateadores de la gran carpa, en sus primeros 424 encuentros:

Willie Mays.       103
Albert Pujols.     100
Ted Williams.       88
Lou Gehrig.           76
Hank Aaron.         66
Jimmie Foxx.       66
Babe Ruth.            61

Judge, pese a las constantes paradas que le obligan a hacer las lesiones tuvo en la 2018 su primer gran logro ofensivo: logró su cuadrangular 60 en su juego número 197, rompiendo la marca de Mark McGwire quién lo había conseguido en 202 cotejos.

Es muy lamentable que a los 29 años, debido a su edad de debut,  y a esa continúa aparición de lesiones, acumule solo 413 imparables, eso hace muy cuesta arriba que llegue a tener números suficientes como para ser considerado, a su retiro, un candidato con real potencial para el Salón de la Fama del béisbol.

Un aspecto que poco se explora y elogia en la carrera de Judge es la defensiva: ha participado en 376 juegos en el jardín derecho, fue líder en TOTAL ZONE RUNS de RF en 2019. Acumula dos zafras en el Top 10 de Asistencias,  dos en el Top Ten de Alcance / Juego,  y dos en dobleplays  como RF. Parámetros que hablan claramente de la calidad defensiva de este pelotero, que alcanza los dos metros de altura.

Aaron Judge es un bateador nato. Él lo expresa con simpleza y entusiasmo: “El juego de ajedrez o el juego del gato y el ratón entre el lanzador y el bateador realmente me atrajo. Es un juego de hombre pensante, y para mí, nada se puede comparar a eso “. Su mánager inicial en los NYY, Joe Girardi dijo de Aaron: “Es excelente a la defensiva y jugando a la pelota, es un asombroso atleta “.

Muchos son los retos que tiene por delante Aaron Judge, tal vez el más duro sea luchar contra esa fragilidad que le frena y estanca. Bastante pólvora tiene en su bate y mucha gracia en su guante para ayudar a los Yankees a coronarse campeones. Es una grandiosa meta para un extraordinario pelotero como lo es él.

José Alberto Medina Molero. @jamedina1

Imágenes vía: emiresportsmedia.com, richmondfreepress.com, newsday.com