30 julio, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

Messi quiere luchar por la Liga

En la rueda de prensa de Ronald Koeman el día de ayer, el entrenador del Barcelona dijo algo que quizás muchos recibieron de mala manera: “Le he dicho a los veteranos que son ellos los que tienen que sacar las castañas del fuego”. En ese momento, y con el mal sabor de una semana horrenda para el barcelonismo, esas palabras fueron difíciles de escuchar, porque para la afición lo único que podía salvar la temporada era la juventud, pero las palabras de Ronald tenían otro mensaje.

Tocaba jugar contra el Elche en el Camp Nou, un Elche que había designado a Fran Escribá como nuevo técnico y había debutado con victoria, y un Barcelona que había dejado escapar dos puntos ante el Cádiz cuando se podían meter de lleno en la lucha por el título. El primer tiempo de partido fue bastante aburrido con una ocasión clara para cada equipo. Trincao fue el más desequilibrante por los blaugranas y sigue adquiriendo confianza con cada partido que juega. El conjunto de Escribá salió a cerrar espacios y a buscar el gol al contragolpe, algo que estuvo a punto de ocurrir tras una gran conducción de Rigoni, dejando en evidencia el mal retroceso del Barcelona.

Tras el descanso, y el marcador en tablas, el equipo salió con otra actitud y, como dijo Koeman, fueron los veteranos los que sacaron las castañas del fuego, pero no solos, porque la juventud que quería saborear la afición jugó un papel muy importante. Hoy Messi se volvió a vestir de goleador y sumó un doblete para ponerse líder en solitario en la lucha por el Pichichi con 18 goles. El primero de ellos fue tras una gran jugada con Braithwaite y un gran taconazo del danés para dejársela servida al astro argentino y que este batiera a Badía, mientras que el segundo fue tras un robo de Pedri y un jugadón espectacular de De Jong que le puso la asistencia a Messi para poner el segundo en el marcador tras limpiar el área con regates. La sentencia del partido fue obra de Jordi Alba tras una buena asistencia de Braithwaite que hoy asumió ese rol pasador.

Escribá aguantó su idea hasta que Messi lo dejó, tras los dos goles del argentino, el entrenador del conjunto ilicitano varió su estrategia buscando ofensiva, pero sin resultados, no pudo atacar al arco de Ter Stegen. A pesar de eso hay que destacar la actuación de Emiliano Rigoni y de Édgar Badía por los visitantes, a este último Messi personalmente le pidió la camiseta.

Con este resultado el Barcelona recupera la tercera posición y se pone a 5 puntos del liderato, aunque con un partido más, mientras que el Elche se queda penúltimo, pero con muchas opciones de mantenerse en Primera División todavía.