30 julio, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

Johan Santana, calidad y coraje

Un pitcher zurdo con un brazo de oro. Ganó dos premios Cy a pulso y con contundencia. Un fenómeno del montículo en la era moderna del béisbol.

Para decirlo de una vez y con todas las letras: Johan Santana es, hasta ahora, el mejor  lanzador zurdo latino de todos los tiempos en pisar un parque de las mayores. Se dice fácil, y, al propio tiempo,  hay que argumentar está categórica afirmación con cifras, hechos y puntualizaciones.

Johan Santana, nacido en Tovar, Estado Mérida, Venezuela, un 13 de marzo de 1979,  debutó en las mayores el 3 de Abril de 2000,  luego de pasar 3 años en las ligas menores de la organización de Minnesota (1997-1999). Al comienzo de su noviciado como grandeliga fue utilizado como pitcher relevista, es así como  ese 3 de Abril lanzó el último inning en la derrota 7-0 de los Mellizos ante Tampa. Recibió Johan, en su bautizo, un imparable de Fred McGriff, logrando abanicar a José Canseco. En esa primera temporada en la gran carpa abriría en cinco ocasiones, su primera victoria en plan de relevo vendría el 6 de Junio de 2000, cubrió un total de 5 entradas, diseminando tres inatrapables,  recibiendo una carrera y ponchando a tres bateadores de Houston. Esa temporada de Novato la concluiría con: balance de 2-3 y una abultada ERA de 6.49. Nada parecía presagiar en lo que se convertiría ese delgado lanzador. Nada.

Entre 2001 y 2003 comenzó Santana a mejorar su Efectividad  (3.28 en promedio) mientras que su factor de embasado por entrada se situaba alrededor de 1.202, con 9.7 K/9. Todo esto preparaba la llegada de la explosiva temporada 2004, el comienzo de un despegue como estrella monticular para Johan. Abrió en esa campaña un total de 34 juegos, en los cuales tuvo una seguidilla de 13 victorias al hilo después del Juego de Estrellas, en total alcanzó 20 triunfos, logrando a la par 2.61 de ERA, 182 de ERA+ (líder de la Americana ) y 265 Ponches (también líder de liga ), con un formidable coeficiente de embasados por episodio de 0.921. A no dudar,  una campaña de estás dimensiones fue premiada con el primer Cy, de los dos que recibiría en su brillante carrera. Para tener una idea de la calidad exhibida por Santana en el lapso que va desde 2004 a 2006, basta mencionar que fue segundo en las mayores en Efectividad (2.75), superado solamente por el pitcher derecho, Roger Clemens (2.40), igualmente en ese periodo fue el máximo ponchador (748) en ambas ligas, dejando  a un lado a un  emblemático lanzador como Randy Johnson. (673). Johan, logró ganar su segundo Cy en la 2006, el año previo ocupó la tercera posición para el premio, muchos analistas afirman que también debió alzarse con el galardón en esa temporada 2005. La 2007 fue una campaña de menos brillo para el lanzador venezolano : 15-13, con ERA de 3.33 y 235 Ponches,  no estuvo su accionar desde el morrito, a la altura de sus tres temporadas previas. Sin embargo logró mantener una relación de embasados por inning de 1.073. Ese año el Cy fue para C.C. Sabathia, Johan quedó quinto en la votación igualado con Roy Halladay y Justin Verlander. Probablemente, por los numeritos de Johan en esta zafra Minnesota decide cambiarlo a los Mets de Nueva York, el segundo y último de los clubes de Johan en el béisbol del norte.

Con los Mets Santana tiene para la 2008 un balance muy positivo: 16-7, ERA 2.53 (la menor de toda su carrera), ERA + 166, 205 abanicados y WHIP de 1.148. Todo parecía haber vuelto al carril, incluso fue 3° para el Cy de la Nacional ganado por Tim Lincecum  de los Gigantes.  Johan se hizo acreedor al guante de oro como serpentinero, todo apuntaba bien, pero….. comenzaron las lesiones, particularmente en el hombro. Comenzaba el drama para Johan. Las temporadas de 2009 y 2010 fueron un tanto grises para la jerarquía y calidad del zurdo.  Fue sometido a una intervención quirúrgica para reparar ligamentos  y volvió para la campaña de 2012, un momento de gloria, merecido por demás, le aguardaba: el 1 de Junio de ese año y frente a 27.069 aficionados,  Johan Santana se convirtió en el primero, y hasta ahora, único pitcher de los Mets, en lanzar un no hit no run. Fue una mágica noche en la que enfrentaron a los Cardenales de San Luis. Santana guillotinó a 8 y dio 5 boletos para sellar la joya. El último out fue un ponche al tercera base, David Freese.  No podía ser de otra manera la rúbrica de la noche. Johan enmarcó en una declaración lo hecho:
” Hicimos esto juntos. Como equipo está noche hemos hecho historia. Sabía que los Mets no habían tenido un ni hit no run, yo nunca tuve uno. Es muy especial para mí. Sabía  que esto  significaba mucho para Nueva York”.   
 Fueron, sin embargo 134 lanzamientos en ese encuentro,  unos pitcheos, que, muy  posiblemente, le pasaron factura al de Tovar. Después de esa apoteósica jornada Johan no pudo mantenerse al máximo nivel, lo intento con coraje y determinación en variadas oportunidades, pero fue inútil . Cerró sus números en las mayores con 139 Victorias,  ERA 3.20 y 1988 Ponches.

En 2018 se presentó ante los Cronistas con derecho a voto para Cooperstown, sus números, aunque buenos, abarcaban pocas temporadas. No logró los votos mínimos, y está pendiente por ser eventualmente considerado por un Comité Especial para el Salón de la Fama.
Muchos creemos que por calidad y determinación, Johan Santana merece el honor de pertenecer al Templo de los inmortales del béisbol. El Mánager de los Mellizos de Minnesota, Ron Gardenhire, en los tiempos de Johan dijo una vez algo que habla de su inmensa calidad:
“Cuando está ahí uno siente que tiene una oportunidad”.

Fue, Johan Santana, un grande del montículo de todos los tiempos.


José Alberto Medina Molero @jamedina1

Imágenes vía: usatoday.com, Puckketspond.com, eluniversal.com, amazinavenue.com

Vídeo: MLB Channel en Youtube.com