30 julio, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

Liverpool y la tormenta.

Una nueva derrota en Anfield ha tomado lugar el día de hoy contra un Chelsea proclamándose victorioso en la fortaleza roja, por primera vez en Premier League desde el 2014. El estadio donde se han visto tantas alegrías para los Reds en últimos años, no se ha respetado este 2021 con cinco derrotas al hilo y tan solo un gol anotado por los Reds, mismo que entró en las redes vía la pena máxima. Los focos se encienden y comienza una pregunta clave, ¿final de ciclo o es momento de una restructura en el equipo?

Una nueva derrota en Anfield ha tomado lugar el día de hoy contra un Chelsea proclamándose victorioso en la fortaleza roja, por primera vez en Premier League desde el 2014. El estadio donde se han visto tantas alegrías para los Reds en últimos años, no se ha respetado este 2021 con cinco derrotas al hilo y tan solo un gol anotado por los Reds, mismo que entró en las redes vía la pena máxima. Los focos se encienden y comienza una pregunta clave, ¿final de ciclo o es momento de una restructura en el equipo?

Como local, el Liverpool ha tocado fondo, pero esto ya era una muerte anunciada y pone en evidencia algo muy claro: la poca profundidad del equipo actual. Si bien los Reds tienen a jugadores de clase mundial, al ver el banquillo hay pocos jugadores poseyentes del nivel actual exigido en Anfield Road. Origi, Shaquiri, Oxlade-Chamberlain y unos cuantos más, deben decir adiós al final de esta temporada. Los recuerdos y grandes noches no se olvidarán, pero lamentablemente ya han dado todo lo que pueden a este club.

Inclusive la defensa ha salido a flote pese a el sin fin de lesiones sufridas durante toda la campaña. Con la combinación de centrales el día de hoy (Fabinho-Kabak) se llega a 20 parejas de zagueros diferentes utilizadas en lo que va de la campaña. De esa forma es imposible aspirar a repetir título y victorias, teniendo tanta rotación en un pilar clave en el esquema de Klopp. Además de perder a tu mejor hombre en este rubro al principio de la campaña. Porque Virgil van Dijk no solo te brinda seguridad y liderazgo al momento de las transiciones defensivas. El hombre sabe manejar el balón y romper líneas con pases clave desde atrás. A eso sumamos lo de Joe Gomes y uno se comienza a dar cuenta que lo hecho por Klopp cae en lo épico al sobrevivir inclusive usando a jugadores no nominales en esa posición.

Jurgen Klopp plays down fears after Virgil van Dijk injury - Eurosport
Imagen vía Eurosport

Al tridente se ve saturado y es algo normal. Repasando a otros tríos icónicos, podemos llegar a la conclusión sobre la vida de estos; corto plazo en cuanto a un alto nivel uno se refiere. Podría ser esta la última temporada del tridente como lo conocemos ya sea si alguno se va o alguien de los tres toma un rol secundario en el club (probablemente Bobby Firmino). De Salah ni me molestó en profundizar sobre aquellos rumores sensacionalistas, donde a cualquier molestia del egipcio ya varios lo ponen fuera del equipo. No descarto la existencia de una probabilidad donde Mo piense em buscar nuevos aires, pero dudo que esto sea de relevancia a este punto en la campaña.

Las lesiones han sido clave para este club, pues no solo en defensa han impactado. A viejos conocidos como Henderson y Fabinho también les ha tocado recuperarse varias ocasiones mientras la campaña sigue su rubo, quitando un punto bastante fuerte en la media cancha y donde el menos beneficiado ha sido Trent-Alexander Arnold. Aquél joven lateral cuya temporada ha sido un poco negativa y se ha puesto en evidencia mucho más su pérdida de balón. Misma que antes no se denotaba tanto debido a la buena tarea realizada por los dos medios previamente mencionados. Sin duda las lesiones y constantes posicionamientos de ambos en la central para tratar de parchar una vacante que existía hasta hace unos meses, ha impacto en el accionar del lateral inglés.

Los fichajes han llegado a quedarse, pero es una lástima el contexto de su entrada. “El cuarto Beatle” como se le llegaba a denominar a Diogo Jota, sufrió una dura lesión cuando presenciábamos su mejor fútbol e inclusive llegó a registrar el mejor promedio de goles por minutos disputados. Apenas contra el Chelsea lo pudimos ver nuevamente saltar a la canchas tras varios meses fuera, pero ritmo le falta aún por el tiempo en el que estuvo en recuperación. Sin duda mucho futuro tiene el portugués y promete terminar siendo referente.

Liverpool transfers: Thiago Alcantara, Diogo Jota join Premier League  champs to boost attacking third - CBSSports.com
Imagen vía CBS Sports

Lo de Thiago también promete mucho, inclusive con todas las pedradas que caen sobre él. Sus actuaciones han sido buenas, pero su perfil es algo diferente a lo acostumbrado en el medio campo de los Reds. Thiago necesita la pelota y a veces la ha absorbido de más, cambiando un poco la cara de este Liverpool. El tema a la adaptación poca natural en el equipo, derivó en las lesiones desde su llegada y el positivo de COVID-19 presentado hace unos meses atrás. Algunos olvidan que el futbol en la vida real no es como el FIFA y en este sí se debe llevar un proceso una vez que un jugador comienza una etapa con un nuevo club. Confianza y paciencia en Thiago porque al final del día impulsará a este equipo.

Entre todo lo negativo, lo positivo y es que la bajada de nivel pone en evidencia algo ya presumible desde el último verano. Una inversión adicional del FSG (Fenway Sport Group), quienes al ver la magia de Klopp con este equipo, optaron limitarse a gastar lo menos posible para traer refuerzos. Ojalá y esta sea la señal final para impulsar la apertura de las arcas de capital y dejar ser tan avaros. Con una suma adecuada de euros y la dupla Klopp-Inteligencia deportiva, el club puede volver a potenciarse y regresar donde estaba acostumbrado.

The Best Images From Liverpool's Premier League Title Celebrations
Imagen vía 90 min

Por años se vio al Liverpool en una zona gris y con la llegada de Klopp la cosa fue mejorando hasta tocar el cielo en Europa e Inglaterra. Hoy toca a todos los aficionados ser solidarios y apoyar el equipo más que nunca. Esto aún no termina y se confía en estos Reds para regresar más fuertes que nunca. Como dice aquella estrofa del himno icónico que retumba en Anfield antes de cada partido: “Al final de la tormenta, habrá un cielo dorado”. Hoy el Liverpool no puede caminar solo.