7 mayo, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

Joan Laporta accede a la presidencia del FC Barcelona hasta 2026

El conjunto catalán hizo oficial en el día de ayer la victoria de Laporta, quien estará al cargo del club azulgrana durante los próximos cinco años.

Joan Laporta vuelve a casa. El que fue en su momento presidente de la entidad, vuelve al Camp Nou tras arrasar en las elecciones celebradas el día 7 de este mes, con motivo de la moción de censura presentada a Josep María Bartomeu meses atrás, y que obligaba a los socios a escoger un nuevo presidente para el Barcelona.

Laporta estuvo hasta el año 2010 en el FC Barcelona, donde es considerado uno de los mejores presidentes de toda su historia, gracias a los éxitos cosechados de la mano de Frank Rijkaard y Pep Guardiola. En lo deportivo, podríamos describir a Joan Laporta como un fiel defensor de las ideas promulgadas por Johan Cruyff años atrás y que hicieron grande al club, además de servir como fuente de inspiración para muchos entrenadores del fútbol europeo y que centran sus planteamientos en bases del “cruyffismo”.

Los socios culés han demostrado que se puede confiar en ellos para decidir el futuro venidero del club, ejerciendo su derecho al voto de manera totalmente responsable. Y lo hacen para salvar al club de la llegada de posibles personajes que quieran tratar a los aficionados al Barcelona como turistas, o para evitar que el próximo presidente estuviese a favor, allá por 2015 de retirar la presidencia honorífica al hombre más importante en la historia del club, Johan Cruyff.

Carismático y con la experiencia de saber cómo retornar al club a lo más alto

El FC Barcelona necesitaba de la llegada urgente de alguien como Laporta. El bajón que ha pegado el club en los últimos años, evidenciado en el nivel de juego y, sobre todo, en las competiciones europeas, pedía a gritos un rescate. A pesar de ganar con bastante solvencia muchas de las competiciones disputadas en España, la verdad es que, ni Valverde, ni Setién, ni ahora Koeman son capaces de vislumbrar algún rayo de esperanza en el futuro del Barcelona. Cuando parece que se ha dado con la tecla, llega la Champions, y con ella una lluvia de desilusiones para toda la afición, como ya ha sucedido esta misma temporada contra el PSG.

Aquel estilo envidiado por todos en el mundo parece haber quedado en el olvido para aquellas personas que gobernaban el club durante estos años. El ansia por recuperar el balón cuanto antes, proyectado en una presión asfixiante en campo rival, y esas ganas por tener siempre el balón en su dominio van perdiendo fuerza conforme pasan los años en el Camp Nou. Y es por ello, que no es de extrañar que Leo Messi quiera abandonar el club, pues el mejor jugador de la historia ya se cansó hace tiempo de planteamientos pobres que evidencien las carencias del equipo atrás, favoreciendo la aparición de errores individuales. Aunque, como dicen, nunca es tarde si la dicha es buena, por lo que Joan Laporta tendrá que buscar la manera de hacer que Leo Messi se vuelva a ilusionar con el nuevo proyecto, y sumar su experiencia a todo ese grupo de jóvenes que van apretando cada vez más, todo con el objetivo de volver hacer al Barcelona el club más grande de Europa.

Imagen principal vía: Vanitatis