23 julio, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

Manchester United consigue una apretada victoria ante West Ham y se mantiene segundo en Premier League.

Luego del empate ante Milán en Europa League, y con la tabla general de Premier League más apretada que nunca, al menos en cuanto a puestos europeos se refiere, el Manchester United enfrentó al complicado, West Ham.

Tratando de aprovechar su localía en Old Trafford, el equipo rojo presentó de emergencia en su once inicial a Greenwood como punta de ataque, debido a las ausencias de Martial y Cavani, respectivamente.

Como era de esperarse, el West Ham no fue un rival sencillo, y los dirigidos por Solskjaer lo sabían muy bien. Como ya nos tiene acostumbrados, el técnico noruego confió una vez más en Bruno Fernandes y Marcus Rashford como las opciones más peligrosas para el equipo inglés.

Sin embargo, el partido se presentó más complicado de lo habitual, pues los Hammers defendieron la mayor parte del juego en bloque bajo, y es justo este tipo de defensiva la que se le complica más a los rojos.

 El equipo mancuniano intentó ensanchar la cancha por medio del constante tránsito del balón para que los londinenses desesperaran y así comenzaran a dejar espacios que estos pudieran aprovechar.

Pero los de Moyes, mostraron ser un equipo acostumbrado a convivir con pocas oportunidades a la ofensiva, tanto así que, Michail Antonio quien era el hombre solitario en punta de ataque, muchas ocasiones tuvo que retrasar su posición para poder estar en contacto con el balón y a su vez arrastrar a su equipo hacia el frente. Conscientes de la intención y potencia física de su jugador, el West Ham empujó con todas sus fuerzas todo lo que pudo para salir del asedio, aunque realmente no genero peligro en la primera parte.

Pocas veces sucede, pero el primer tiempo de Bruno Fernandes no fue nada sobresaliente, se notaba errático en la mayoría de pases, lo que nos dice que fue bien anulado hasta ese momento por la defensiva contraria, a pesar de esto, en una de las pocas jugadas que tuvo con cierta brillantez supo asistir a Greenwood y este a Rashford, desafortunadamente el extremo inglés no conectó el balón correctamente y Fabianski llegó a esa pelota sin ningún problema.

En la segunda mitad del encuentro se vio a un Manchester United más propositivo, mucho más consciente de que debía insistir para obtener la victoria.

 Esa actitud, tuvo su recompensa a base de algunos ataques frontales, entre los que se consiguió un tiro de esquina que desvió Dawson hacia propia puerta, para poner en ventaja, por fin, al equipo local.

El gol mejoró un poco el juego, porque obligó a los de Moyes a buscar el gol del empate. Sin embargo, en términos generales, el juego se mantuvo al mismo ritmo.

Fernandes se sacudió un poco su mala primera mitad y comenzó a ser el jugador determinante que todos conocemos, aunque por momentos caía en cierta desesperación al igual que su equipo pues no lograban ampliar su ventaja.

Los rojos supieron sufrir y aunque no pudieron sumar otro gol a su favor, si supieron mantener su arco en cero y así conseguir otra importante victoria, que los mantiene en el segundo puesto de la clasificación, una semana más.

Jorge Bautista Sandoval

Imagenes vía: theguardian.com