18 mayo, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

La temporada del adiós

 “Él (Pujols) es un gran jugador. 

                Somos afortunados de verlo jugar”.

                Tony LaRusa ( mánager ).

Aunque no lo ha decidido del todo, se asoma que la 2021 será la temporada final en la carrera de Albert Pujols, el mejor bateador latinoamericano de la historia. Será un momento grato y triste,  dada la combinación de emociones alrededor de su retiro del béisbol. Lo importante, sin embargo, es que tenga una buena zafra y deje buen sabor su actuación, que conecte con fuerza la pelota y se mantenga sano de Abril a Septiembre. Un adiós digno de su brillante carrera en los diamantes.

La despedida 

Sería ideal, nos encantaría, sobremanera, que con Pujols, tuviésemos una despedida, algo similar, a la que en su oportunidad brindó al béisbol David Ortiz. Big Papi decidió que la 2016 sería su temporada final, y logró los siguiente numeritos en un total de 151 juegos:

169 H (48 dobles, líder de LA, 1 triple, 38 Jrs) con 127 impulsadas (líder de LA) y línea de  315/401/ 620 (líder de LA) para un OPS de 1.021 (también máximo valor de la liga.

Siendo realistas, y no dejándonos llevar por el entusiasmo y admiración, es muy  probable que no tenga Pujols una despedida tan apoteósica como la de Big Papi, el análisis de sus temporadas más recientes y su historial de lesiones así parecen indicarlo, sin embargo cabría esperar que logre al menos 100 imparables (22 dobles, 19 Jonrones ) 80 Empujadas, esto le permitiría totalizar:

3336 Hits (casilla 10)
681 cuadrangulares (casilla 5)
691 dobles (casilla 5)
1388 extrabases (casilla 3)
2180 Empujadas (casilla 3)

La mesa está servida para presenciar, lo que podría ser la última campaña de este inmortal del béisbol llamado Albert Pujols, solo saber que a nivel de inicialistas es solo superado en WAR por Lou Gehrig nos da una idea de lo grandioso que ha sido,  y del privilegio que hemos tenido de verle jugar.

El hombre y la divinidad 

Pujols es un hombre profundamente espiritual, en lo personal me pareció  admirable cuando dijo:

“Si no fuera por Jesús, no estaría donde estoy hoy y mí vida no tendría propósito. He escuchado a los niños que quieren ser como yo cuando crezcan. Deben saber que quiero ser como Jesús”.

Será, a no dudar, la suya, una despedida emotiva, memorable. Es un adiós a uno de los grandes peloteros de la historia del juego. Merecerá de sobra todos los tributos que se le hagan durante la temporada.

Amigo lector, guarde estas proyecciones y hablamos en Septiembre.

José Alberto Medina Molero @jamedina1

Imágenes vía: z101digital.com y septimaentrada.com