18 mayo, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

La garra charrúa, ha vuelto y el United sonríe

Gana el United 3- 1 con un Pogba en plan grande y un Cavani con el corazón por delante

Se sabía que este no iba a ser un partido cualquiera, la presencia de José Mourinho le añade a los partidos un ingrediente especial, si a eso le sumamos la necesidad de su equipo –el Tottenham- para ganar y meterse de lleno a la pelea por puestos europeos, específicamente la Champions League, te quedaba un encuentro digno de ver y disfrutar.

Los equipos en el campo, no decepcionaron en absoluto, todo lo contrario, pusieron su mejor futbol en el rectángulo verde y aunque no haya público en las gradas, ofrecieron un juego emocionante y disputado, de principio a fin.

El Manchester United, que ha mostrado buen desempeño como visitante, comenzó el juego demostrando que buscaba la victoria y que no iba a conformarse con el empate ni tampoco permitiría la derrota. Los de Londres también se vieron motivados por la urgencia y la necesidad y fue así que los primeros 15 minutos el partido se desarrolló con dos equipos en el campo en busca de la victoria.

No fue un encuentro sencillo, las acciones más peligrosas comenzaron a mostrarse cada vez con mayor frecuencia, pero, fueron los diablos rojos los que tuvieron la primera oportunidad más notable y que de hecho terminó en gol. Luego de una jugada iniciada por Mc Tominay, Pogba tuvo la claridad necesaria para poner una asistencia magistral para Edinson Cavani, que volvía al once titular y que se veía motivado para hacer daño a los rivales.

El gol llegó y Cavani lo celebró, pero en una revisión del VAR, el tanto fue anulado debido a una falta que el árbitro consideró válida en un manotazo de Mc Tominay a Son que se había ido al suelo. El United se frustró debido a esta anulación y por si fuera poco, tan sólo unos minutos después, en un contragolpe eléctrico, los de Tottenham voltearon las circunstancias con un gol anotado precisamente por el coreano favorito de la Premier League.

Harry Kane demostró que no sólo es un delantero que sabe llegar al área y anotar goles, sino que también posee una lectura de juego superior al resto, ya que, en esa jugada del gol, con un toque justo al balón y sin necesidad de perder un tiempo en detenerlo asistió a Lucas Moura que se dio todo el tiempo que necesitaba para ofrecer una asistencia perfecta y dejar solo frente al portero a Heung Min Son que permitió la ventaja en la primera mitad del encuentro.

Mientras tanto, Bruno y compañía caían en la desesperación y esto provocó varias tarjetas amarillas que condicionaron durante el resto del encuentro al equipo rojo, que, aun así, tuvo que atreverse a jugar con el cuchillo entre los dientes.

Para la segunda mitad, los dirigidos por Ole Gunnar Solskjaer, salieron decididos a lograr el empate y con mayor convicción, y apenas unos minutos después de la reanudación del juego, tuvo en la dupla Pogba – Cavani un centro que alcanzó a desviar la defensa del Tottenham, luego un disparo de Mc Tominay desde fuera del área que apenas desvió Hugo Lloris, fue el segundo aviso de que los diablos no se iban a quedar quietos hasta empatar.

El partido fue de menos a más y un minuto después de la salvada de Lloris, el United atacó por el centro, abrió el balón para Cavani que se ubicó por izquierda, remató y una vez más se encontró milagrosamente con la figura del portero francés, pero en el rechace la pelota le llegó a Fred, que hasta ese momento del partido había sido importante y que coronó su buen desempeño con el gol que significaba el empate para los visitantes.

Con el empate, los diablos rojos se motivaron aún más y comenzaron a circular el balón por todo el campo de juego, intentando aprovechar la inercia del gol que habían logrado, por su parte, Tottenham perdió la brújula que hasta ese momento le había permitido navegar más sereno sabiendo que tenía la ventaja, sin embargo, el empate sólo sirvió para que ambos equipos buscaran la victoria y eso se tradujo en un mejor juego.

Múltiples avisos llegaron para ambos porteros, primero, la meta de Henderson, que tapó un remate peligroso, fruto de un contrataque a velocidad de Harry Kane que apenas alcanzó a desviar con los pies, esto demostró que los dirigidos por Mourinho no se iban a rendir y que lo mejor estaba por suceder. Después, un tiro de Bruno Fernandes que alcanzó a desviar Lloris equilibró las acciones de peligro por parte de ambas escuadras.

Y así transcurrieron varios minutos, con ataques continuos de parte de ambos equipos que tuvieron sus oportunidades, en una de estas, el cuadro rojo en los pies de Bruno generó un contraataque, caño incluido a Reguilón, cedió el balón a Mason Greenwood que no desaprovechó el regalo y asistió a Edinson Cavani que tuvo que atacar el espacio y cabecear de palomita para así lograr la anotación tan anhelada por parte del charrúa.

En juegos anteriores, se había hablado en este espacio, sobre la importancia de un delantero centro en el esquema de Soslkjaer, posición que había venido desempeñando Greenwood pero que no había logrado generar peligro ni goles, debido a que el jugador inglés tiene otras características distintas a las de un rematador natural como el artillero uruguayo.

Hasta ese momento, Cavani se había mostrado como un delantero bastante móvil y que no sólo se mantenía estático en el área a esperar que le llegaran balones a modo para anotar, sino que se movía por todo el frente de ataque y esto permitía arrastrar la marca de los defensas que luego permitiera ventajas tácticas al momento de atacar, y que además encontró en Paul Pogba una mancuerna útil durante el juego, ya que el francés siempre encontraba la manera de asociarse con él.

A partir, del segundo tanto, al minuto 79´ el juego defensivo fue la mejor estrategia de los diablos rojos, que aguantaron en bloque medio- bajo los distintos ataques del Tottenham que por medio de Kane, Son y Bale, quien entró al campo en el lugar del brasileño Lucas Moura, intentaba encontrar un hueco, un espacio, una grieta por medio de la que pudiera obtener el empate, ahora los de Londres eran los necesitados.

 Y un equipo necesitado del empate y volcado al frente, suele descuidarse en la parte de atrás, fue así que después de aguantar por varios minutos , los del United, se descolgaron en un contrataque bien organizado y permitieron que Greenwood aprovechara su velocidad y obtuviera su recompensa, ya que remató al arco con mucha ventaja y logró de esta forma el tercer gol de los rojos que significo el último clavo del ataúd londinense.

Silbatazo final y trepidante victoria del United que demostró una vez más que hasta para sufrir sabe hacerlo con estilo.

Imagen vía: independent.co.uk

Jorge Bautista Sandoval