25 octubre, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

El fútbol ya no es para los aficionados.

El fútbol ha dejado de ser el deporte que ve por el aficionado y ahora se centra en la remuneración que pueda obtener con ello, pero esto no es cuestión de hace unos días, ni con la implementación de la Súper Liga Europea.

El deporte que tanto amamos ha dejado de ser lo mismo desde hace años; la batalla que se acaba de iniciar entre FIFA y los clubes “rebeldes” no es una guerra de buenos contra malos, es una lucha de dinero y poder.

No hay que ser hipócritas tampoco; como podemos tener como “buenos” a una organización que se ha llenado los bolsillos y ha exprimido hasta la última gota al fútbol para generar mayores ingresos, como podemos tener como “los que ven por el aficionado” a la federación que hizo hasta lo imposible para que un Mundial se celebre en tierras donde el dinero predomina y que con sobornos a sido capaz de modificar el tiempo de la competición a costa de miles de trabajadores que sufren intensas horas de labor, más de 6 mil muertes por agotamiento y accidentes con tal de tener estadios de primer mundo para hacerlo más atractivo para los patrocinadores.

Todo esto ha sido aceptado por el aficionado porque las competiciones han seguido siendo las mismas, pero el fútbol ha dejado de ser para el aficionado. Es solo de voltear a ver a los clubes, observar que los dueños de esos equipos son gente millonaria, que no tiene idea de fútbol, pero sí la capacidad de hacer negocios.

Explotación de patrocinios, partidos de la “Súper” Copa de España celebradas fuera de su país, gente experta en Wall Street enfundados con la insignia del Liverpool, jugadores que cuestan más de 100 millones, sobre saturación de publicidad en las camisetas; esta es la nueva industria de ocio implementada en el espectáculo.

Poco a poco tanto clubes como organizaciones han ido implementando nuevas modalidades que le vendían al hincha como mejorías para el deporte, cuando en realidad desviaban la atención de sus oscuros tratos.

La Súper Liga Europea es una realidad; que será atractiva es inevitable, cuánto durara es incierto, pero el dinero que ganarán es increíble. Florentino asegura que es para mejorar la competición, pero la deportividad acabo cuando a los clubes más pequeños les quitas las mismas oportunidades que puede tener tu club.

No maten los sueños, la ilusión de la gente, de los niños, de los grandes, de los jugadores. Sí al deporte, sí a la competición, sí al fútbol. No al negocio.