1 agosto, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

La manera en que Colombia (casi) le gana a Brasil

O al menos eso hizo, durante casi todo el partido, tácticamente, parándose de manera estratégica, como en el ajedrez, sin dejar casi margen para cambiar para el equipo y desbloquear la defensa.

Un partido que sin el resultado final se convierte en otro totalmente distinto, luego de la extraordinaria y organizada forma de contener el resultado que tuvo Colombia frente a una selección verde amárela que sigue consiguiendo resultados, pero, por momentos deja de brillar. 

Colombia dispuso de su mejor partido en los últimos tiempos, logrando en casi todo el encuentro la receta que muchos buscan (y suelen no encontrar) para neutralizar, o por lo menos disminuir, los ataques punzantes de Brasil. 

El primer tiempo, el mejor de la era Rueda. Luego del gol, se paró con un equipo corto, que tanto lo había pedido para equilibrar algunas falencias defensivas, pero poco plasmado en la cancha.  

En el que Rafael Santos Borré, como un volante más, en una especie de estructura 4-1-4-1 en defensa, sin balón siendo el primer defensor, generando superioridad en el medio y como primer hombre para conducir en las contras, con Barrios en la base y Zapata, desenchufado y desconectado, como única punta, que igualmente no tuvo casi participación.  

Por su parte, el trabajo defensivo de Borré incomodando y fatigando un posible funcionamiento del mediocampo brasileño en creación y para conectar con los delanteros fue una de las claves para sobrellevar el partido y perdurar durante mucho tiempo- con lo difícil que eso significa ante Brasil- en cero. 

Imagen: Directv Sports

El de Wilmar Barrios, el corrector, recuperador y organizador de la selección fue un partido chivo, al igual que lo vienen siendo todos para este mediocampista con tantas destrezas; hoy encargado de anular por completo el progreso de Neymar, pero también de recuperar, al igual que Mateus Uribe, para ser el primer pase de la contra con envíos largos para jugar con Cuadrado o Borré- y en ocasiones con Luis Diaz en cambio de frente-, rompiendo el intervalo entre mediocampista y extremo (Wilmar tuvo 5 intercepciones, 6/9 duelos ganados y 3 balones en largo). 

Imagen: Directv Sports

Limitando las líneas de pases interiores de Brasil, obligando a Neymar junto con el que quiera jugar con él a juntarse mucho y no poder avanzar en el campo, o mismo a terminar muy estirado, obligando a jugar en largo, marcando fuertemente para que los ataques terminen siendo aislados y lejos de la portería propia. 

Casi sin vocación ofensiva luego del gol, Colombia se redujo a un equipo muy compacto con una separación de no más de 20 metros entre sus líneas, con el fin de reducir los espacios que fácilmente suele explotar con sociedades Brasil. Invitándolo a tener la pelota y a avanzar en el terreno, pero contrarrestándolo con solidez desde sus delanteros para no dejar espacios, con mucho compromiso y concentración durante mucho tiempo del partido. 

Brasil, sin amplitud y profundidad de sus laterales y con un doble cinco posicional, desaprovecho durante casi todo el partido una opción de ataque 

Se topo con dos líneas de 4 sin intención de salir a defender alto, con ánimos de juntar mucha gente en la zona de influencia de pelota, sabiendo que peligrosidad conllevan esos ataques posicionales con pases al pie para atacar típicos de la selección brasileña. 

La entrada de Lodi le dio esa amplitud que le faltó de los laterales para generar superioridad y sociedades con los extremos, y llegar en profundidad; pero además para fijar marcas arriba, encontrando más los pases entre líneas en el último tercio, sobre todo con las rupturas al espacio tanto en los extremos, como por el interior. 

Imagen: Directv Sports

Además, la entrada de Firmino terminó de darle el cambio al ataque en la segunda parte del partido, con Richarlison y Gabriel Jesús mucho más abiertos por las bandas generando profundidad, y con los laterales con más voluntad de creación, juntando mucha gente por adentro, para jugar por fuera; estirando un poco más a Colombia, que con 50´de intensidad en la presión sabía que tenía que reducir la concentración, y Neymar jugando un poco más suelto y más cerca del área con Bobby, que con espacios ambos marcan mucha diferencia. 

Imagen: Directv Sports

(Corrección: el que se desmarca es Gabigol, pero por momentos se vio posicionalmente los mismos ataques con Neymar ubicado en posición de delantero centro) 

En la jugada del gol, dejando para otro análisis si debía ser o no bote a tierra (teniendo en cuenta que tan prometedor se deduce el ataque) se repite un parámetro de los últimos minutos del partido, y es la amplitud- sean laterales o extremos- y la fijación de marcas, que se le agrega el plus de distracción por las señas del árbitro, de quienes se posicionen de delanteros (en este caso Gabigol y de 2da punta Firmino) que recibe un gran centro para cabecear adentro del área.  

El córner previo al segundo gol, de un ataque parecido por la otra banda, Firmino otra vez involucrado, atrae marcas, esta vez por fuera para liberar espacio por dentro, estirando la defensa, consiguiendo el tiro de esquina que es pateado de manera maravillosa por Neymar y definido por Casemiro, que sin tener un buen partido, pudo darle la victoria a Brasil. 

Muy cansado mentalmente quedo Colombia en la mitad del segundo tiempo, y con los cambios, tanto propios (que terminaron perjudicando, como la entrada de Cuellar) como los de Brasil, que pudo demostrar una vez más que es una selección que no necesita lucirse los 90´gracias a su eficacia para convertir y aniquilar anímicamente a un rival en muy pocos minutos. Igualmente, es para destacar lo bien que se comportó la selección de Rueda para competirle de la mejor manera que podía, moviendo piezas y cambiando el esquema, para dejar en Jaque Mate como ninguna otra pudo con el anfitrión.