24 julio, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

Crónica: Italia 1-1 España *(4-2)

La azzurra de Roberto Mancini derrotó a ‘La Roja’ en la tanda de penales y jugará la final de la Euro 2020 el próximo domingo en Wembley. Federico Chiesa y Álvaro Morata anotaron en tiempo regular para llevar la semifinal a la prórroga y posteriormente, a la definición desde los once pasos.

Por parte de Italia no habría sorpresas en el cuadro titular, Emerson remplazaría al lesionado Spinazzola, como era esperado. Del lado español, Luis Enrique jugaría un poco con la pizarra, diseñando un 4-3-1-2 desde el arranque, con Dani Olmo como falso nueve y Ferran Torres y Mikel Oyarzabal abiertos atacando los espacios.

El guion de partido era previsible, España llevando el peso del partido y los italianos siendo más calculadores y buscando intimidar al espacio, principalmente a la espalda de Jordi Alba (lateral más largo de Luis Enrique). Fue justamente de esa manera en la que se desarrollaron los primeros minutos de partido, con la variante de que los azzurri no conseguirían inquietar el arco de Unai Simón, al contrario, la mayoría del tiempo los españoles consiguieron jugar a modo, y para ganar la batalla en el mediocampo y atraer a los centrales, Dani Olmo era la llave. El tricuartista del Leipzig estaba dando cátedra en la propia catedral del fútbol y es más, tuvo para abrir el marcador cuando al minuto 25′ le queda el balón dentro del área, pero ante la velocidad de la jugada, tuvo que pensar en una fracción de segundo para definir y Gianluigi Donnarumma calculó bien el disparó y salvó la valla italiana. El plan de Luis Enrique funcionaba, al menos de momento. 0-0 al medio tiempo.

Fuente: Elcomercio.pe

No habría cambios para el arranque del complemento, por lo que no esperaríamos ningún giro en el trámite del partido (tácticamente hablando). Al 52′, un disparo de Sergio Busquets que se marcharía apenas por arriba de la portería de Italia representaría el primer acercamiento español de los segundos 45 minutos. Sin embargo, cumplida la hora de partido, Italia haría valer una de sus principales fortalezas, las transiciones rápidas, y en una jugada en la que Insigne gestionó el contragolpe, Federico Chiesa haría el 1×0, recortando de izquierda a derecha y cruzando al guardameta del Athletic de Bilbao. Ahora la tónica de partido, a priori, pintaría más controlable para Roberto Mancini, replegando atrás e intentando liquidar a la contra, pero el combinado español tendría una buena reacción. Las ocasiones generadas eras constantes, incluso Oyarzabal dejaría escapar una muy clara al 65′, un cabezazo que parecería de trámite tras un gran servicio de Koke. Álvaro Morata ingresaría de cambio por Ferran Torres y traería consigo mucho ánimo e hiperactividad para ‘La Roja’, tanto así que al 80′, diez minutos antes de que Felix Brych señalará el final del encuentro, el delantero de la Juventus combinó con Dani Olmo, que con un pase al espacio dejó de cara al arco a Morata para con la pierna zurda batir a Donnarumma e igualar la semifinal. 1-1 tras los 90 minutos, habría prórroga en Wembley.

Desde luego que en los tiempos extra el desgaste físico y el ‘miedo a no perder’ se hacen presentes y ambas naciones se respetaban mucho más, salvo Dani Olmo, quien hoy parecería no entender el concepto de ‘pragmatismo’ y continuaría pidiendo la pelota y provocando faltas. Transcurrieron los 120 minutos y no se definía aún al primer finalista, se tendría que recurrir al final de infarto, los penaltis.

Tensión desde luego que existía. Giorgio Chiellini ganaría el volado, por lo que la tanda se patearía en el marco que detrás tenía a los tifosi. La primera ronda sería desastrosa, con Unai Simón salvando el lanzamiento de Locatelli y Dani Olmo culminando su maravilloso partido de forma desafortunada, imprimiéndole demasiada fuerza al balón y mandando a las gradas su penal. La segunda y tercera ronda fueron pulcras, ambos países convirtieron. Para el cuarto penal, Donnarumma adivinaría el chute de Álvaro Morata y dejaría al siguiente cobrador italiano con la responsabilidad de definir la victoria. Jorginho. Campeón de Europa con el Chelsea, italo-brasileño, con el 8 en la espalda y la maestría de pocos, engañó a Simón, cobrando a la izquierda del arquero y pondría a Italia a un paso de culminar su excelente Eurocopa con la conquista del título. Los transalpinos jugarán la final el próximo domingo en Wembley, contra Dinamarca o Inglaterra.

Foto: Soy Calcio (vía Twitter)