1 agosto, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

Final de la Eurocopa, Crónica: Italia 1-1 Inglaterra *(3-2)

¡Italia es campeona de Europa! La coronación azzurra en Wembley marca el desenlace de una magnífica Eurocopa. Italianos e ingleses tuvieron que alargar su disputa hasta la tanda de penales para definir al campeón y, al final, Gianluigi Donnarumma fue el héroe atajándole el penalti decisivo a Bukayo Saka. El viejo continente se pinta de azul.

No hubo grandes sorpresas en las alineaciones. Roberto Mancini no modificó absolutamente nada, jugando con su 4-3-3 y continuando en la línea de emplear a Emerson tras la lesión de Spinazzola, Verratti como interior izquierdo y Chiesa por el extremo derecho. Gareth Southgate retomó su línea de 5, con Trippier por el carril de la derecho y Mason Mount en banda, acompañando a Sterling y Kane en el ataque.

Una cifra cercana a los 68,000 es lo que se registró en cuanto a la asistencia en Wembley para esta final, desde luego con una cantidad superior de fanaticada inglesa, intentado hacer valer su localía. La primera acción destacada del partido llegó de manera fugaz, pues al minuto 2′, Luke Shaw combinaría con Kane en su propio campo, el futbolista del Tottenham se dio la vuelta y detectó la incorporación de Trippier por la derecha para cederle el balón, este alzó la cara y mandó un servicio elevado para que el lateral zurdo del Manchester United entrara al área e hiciera, de botepronto, el 1-0 de vestidor. Con el gol, Inglaterra estaba en su zona de confort, pues ahora se replegaría y los de Mancini debían tomar la iniciativa, pero la realidad es que con el 5-4-1 defensivo de Southgate, había muy pocos espacios para que Barella o Insigne maniobraran, además de que Jorginho no lograba asentarse desde la base de la jugada. De momento, sin reacción italiana, ventaja para los Three Lions al descanso.

Al inicio del segundo tiempo, continuaría la misma tónica de partido, el impulso de la Nazionale continuaba, de la mano de un Chiesa que buscaba explotar y un Verratti bastante efectivo en la construcción de juego. Al 54′, el estratega transalpino tomaría la decisión de cambiar de 4-3-3 a 4-3-1-2, jugando con un falso nueve, y para esto, retiraría a Ciro Immobile (nada que destacar del delantero de la Lazio) y le daría juego a Domenico Berardi, así Insigne jugaría más retrasado. Al 67′, una serie de rebotes dentro del área, que incluirían una gran atajada de Jordan Pickford, acabarían con el esférico suelto en el área chica y Leonardo Bonucci olería la sangre y empujaría a la red el del empate, desatando la euforia italiana en Londres.

Foto: UEFA.com

La reacción del DT inglés fue inmediata, rotando al 4-2-3-1 con la sustitución de Trippier por el joven del Arsenal, Bukayo Saka para jugar por derecha. Jordan Henderson también tendría acción, remplazando a Declan Rice (de gran partido). Uno de los diferenciales para Italia, Federico Chiesa, se marcharía lesionado del tobillo al 86′, obligando a entrar al césped a Bernardeschi. Con mucha tensión, como no podía ser de otra forma, se terminarían los 90 minutos y la final se extendería hasta la prórroga.

Varias modificaciones en los primeros 15′ de tiempo extra. Belotti remplazaría a Insigne para regresar al 4-3-3, Manuel Locatelli siendo el recambio de un Verratti imperial y claro, Jack Grealish tendría minutos, entrando por Mason Mount al 99′. Entrando en la recta final, en la segunda mitad del alargue, Inglaterra daba la sensación de estar más cerca de la victoria, jugando en una zona muy elevada y con la influencia del tricuartista del Aston Villa. Southgate, con talento desbordándose en el banco, optaría por dos últimos cambios, Rashford y Sancho adentro para patear penales, cualquiera pensaría. El 1-1 perduraría, por lo que el drama no terminaba. Damas y caballeros, tendríamos penales.

UEFA.com

Los dos primeros lanzamientos fueron impecables, con los aciertos de Berardi y Kane. Para la segunda ronda, Pickford adivinaría el lanzamiento de Belotti y Maguire sorprendería con un disparo al ángulo. Ventaja inglesa. Luego Bonucci acertaría y Marcus Rashford, de poca participación en esta Euro 2020, mandaría su cobro al poste derecho de Donnarumma, pese a ya haber engañado al arquero. 2-2. La cuarta ronda llegaría, Bernardeschi no fallaría y Sancho cobraría muy mal su penalti, para que el meta italiano lo atajara y pusiera en ventaja a los suyos. 3-2. Momento cumbre, pues si Jorginho anotaba, se terminaría el encuentro, sin embargo, Pickford no se vencería y acertaría en el envío para mantener con vida a los ingleses. La última oportunidad inglesa para empatar. El hombre para el momento, Bukayo Saka, muy joven, de 19 años de edad, su penalti sería similar al de Sancho y Donnarumma se agrandaría aún más de su 1.96 para coronar a Italia, por segunda vez, como el monarca europeo.

Foto: UEFA Euro 2020 (vía Twitter)