25 octubre, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

Racing consiguió un empate frente a Sao Paulo y se perfila de buena forma para la vuelta en el Cilindro

El conjunto de Avellaneda, que volvía de más de un mes sin rodaje, logró mostrar su juego frente a un rival difícil-que dejó mucho que desear- y, a pesar de la falta de efectividad, un buen empate que lo posiciona de gran manera para la vuelta el martes de local.


La idea de Pizzi terminó de salirle casi a la perfección; y contra un Sao Paulo que no hizo mucho para ganar, logró ser superior la mayor parte del encuentro, aunque con algunos errores que le costaron el triunfo, y pudo ser mucho más.
Un 3-5-2 en salida, con Domínguez por izquierda, para cubrir la profundidad de Mena, y Sigali de stoppers y Martínez cumpliendo la posición de último hombre, y por derecha, importante para realizar la conducción por dentro y saltar líneas que eran, por momentos, muy pacíficamente marcadas por el equipo brasileño, y resultaban fácil de romper por ese 3v2 y conectar con los volantes más adelantados, tanto por dentro con Miranda de muy buen partido, activo para desmarcarse de adentro-afuera por toda la cancha, Piatti (y Chancalay y Copetti cuando bajaban) como por fuera con Cáceres y sobre todo Mena, que se proyectaban al mismo tiempo para generar superioridad y para asociarse en los laterales.


Otra variante en la salida que usó este equipo se dio con el retroceso de Moreno para generar el espacio a espaldas y para que se generen desmarques de la línea mas alta, contra un rival que casi todo el partido se encontró estirado y con muchos problemas para saltar a la marca, sobre todo en mitad de cancha y que, a pesar de intentar una presión media-alta, por momentos lo hizo de manera muy pasiva.


Con la idea de realizar una presión media-alta desde Chancalay y Copetti, para recuperar rápidamente tras perdida e intentar que se juegue siempre en el campo rival, con esas buenas apariciones de los laterales (volantes) para generar la profundidad + las apariciones de Martínez suelto por dentro, manejando mejor la pelota intentando cortar los contraataques de Sao Paulo, logró por muchos momentos reducir a un gran rival que se encontró sometido.
Cuando logró aprovechar la debilidad de Racing para replegar sobre los costados, que, en el momento en que redujo esa presión a su vez la de Sao Paulo empezó a tomar actividad, se lo vio mal parado y Sao Paulo encontró un contraataque desde la conducción de su lateral (Leo) sin marca- por la proyección de Cáceres que llega tarde, y cuando Sigali salta a la marca, el lateral descarga rápido a Welington que supera rápido a Cáceres (que retrocede) y centra para que, por un error de Arias, Vitor Bueno- que había ingresado recientemente- convierta el primer gol, y además, logre un mejor posicionamiento del equipo.


A Racing lo desordenó el gol, y debilitó las marcas que provocaron ataques muy peligrosos de parte de Sao Paulo, con transiciones rápidas de defensa-ataque por los carrileros conectándose con los extremos, encontrando muchas veces a sus delanteros para cabecear, haciendo que post error, vuelva a lucirse la presencia de Gabriel Arias.
De igual manera, el orden pudo volver los últimos minutos, y, ya jugando más en largo, sobre todo desde Sigali (completó 11 balones en largo) la academia encontró nuevamente la conexión de mediocampo con los delanteros permutando alturas y posiciones, para generar desmarques y volumen en el último tercio.
Así, llego en el minuto de descuento del 1T el empate de Copetti que, a pesar de no haber tocado mucho la pelota los primeros minutos, cuando pudo bajar para encontrarla supo cuidarla pivotando y generar peligro, como en el gol, aprovechando su físico para girar y rematar de afuera del área.


El segundo tiempo no tuvo grandes cambios en cuanto a idea de juego de ambos equipos; Sao Pablo realizó cambios que sí mejoraron su tenencia de pelota en el medio con Benítez dando dinámica, y mayor presencia en campo rival de los delanteros, mientras que Racing buscó mantener la pelota, pero no logró la agresividad necesaria para generar peligro, hasta los 35´con la (bien) entrada de Domínguez para centrar y que el otro lateral (Mena) llegara por izquierda para cabecear, aunque sin efectividad.


Le faltó agresividad al equipo de Pizzi, pero a el martes llega con la gran noticia de haber logrado convertir de visitante y, sobre todo, haber encontrado la manera de jugarle a un rival que a priori resultaba muy difícil, pero terminó siendo superable, aunque seguro se animará en la vuelta y, si Racing no mejora sus problemas para convertir- y los espacios que deja en los costados- podría costarle mucho.