1 agosto, 2021

Deportes Total 8

La web del deporte

“Sólo hay tres personas que han conseguido el silencio en Maracaná: el Papa, Frank Sinatra y yo.” Así lo declaró Alcides Ghiggia, una de las tantas caras de aquel 16 de julio de 1950. Uno de los episodios más emblemáticos, pero a la vez, más obscuros en la historia del fútbol, pues más allá de la hazaña uruguaya de haberse coronado como campeones del mundo en pleno Brasil, el ‘Maracanazo’ es las lágrimas y las cientos de muertes de brasileños frustrados e inconsolables que perdieron la ilusión de ver a su selección alzarse en lo más alto.

Tres personas murieron en Maracaná de infarto cardíaco y otra se lanzó desesperada al vació desde la tribuna. Trauma, sorpresa. Como se le quiera ver, la victoria de Uruguay por 2-1 sobre Brasil es una muestra de que el fútbol es un reflejo de la sociedad, y en este caso, una tan pasional como la brasileña, depositó todas sus esperanzas en 11 futbolistas que tan sólo debían empatar, ante el formato de liguilla disputada entre los cuatro vencedores de grupo de aquel Mundial, para convertirse en los monarcas mundiales ante 173,850 espectadores que había aquel día. Uruguay estaba obligado a ganar.

Foto: Mundo Deportivo

Los goles los hicieron Juan Alberto Schiaffino (elegido mejor jugador uruguayo del siglo XX) y Alcides Ghiggia para los ‘charrúas’ y Friaça anotó el único para la ‘verdeamarela’, recién comenzado el segundo tiempo. De hecho, en aquella Copa del Mundo, Brasil vestía con camiseta blanca de cuello azul y para intentar dejar en el pasado aquel amargo trago, desde entonces el Scratch utilizó el uniforme amarillo.

“Si pudiera volver a jugar aquel partido, marcaría voluntariamente en propia puerta.”

Obdulio Varela, capitán uruguayo en Brasil 1950

Hoy, 16 de julio, 71 años más tarde, Brasil es pentacampeón del mundo, aunque curiosamente se ha vuelto a escribir otra página para el olvido en la historia del fútbol brasileño. Los ahora dirigidos por Tite cayeron contra su acérrimo rival, la Argentina de Lionel Messi, en la final de la Copa América y nuevamente en el Estadio Jornalista Mário Filho, en una realidad alterada, sin espectadores.

Foto: Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales

El ‘Maracanazo’, la final perdida contra Francia en el 98, el 7-1 contra Alemania en 2014 y ahora el ‘Maracanazo 2.0’ contra Argentina, representan las caídas más duras en la historia de la Seleçao, pero el Joga Bonito, la espontaneidad y el talento nunca faltan en Brasil y no tardará en llegar otra generación de futbolistas que consiga la sexta estrella.

Imagen de cabecera: Libertad de Expresión Yucatán